Paga hasta en 12 mensualidades. Aprovecha la comodidad de financiación que te da tu banco Visa card MasterCard Black card American Express Black card

Marrakech con niños

Viajar a la Ciudad Roja con niños es siempre una buena idea. Si no conoces esta cautivadora ciudad del Magreb, toma nota de esta lista de atracciones que puedes visitar con los más pequeños.

Matteo Gramegna

Matteo Gramegna

Lectura de 10 minutos

Marrakech con niños

Camino rodeadeo de arboles, Marrakech | ©Idriss Meliani

A diferencia de otros países de la región, Marruecos es un país seguro y es un destino perfecto para cualquier viaje en familia. Generalmente, a los marroquíes les encantan los niños y serán mucho más amables contigo si visitas el país con tus peques. Si has decidido llevar a tu familia al norte de África, ten en cuenta que las mejores épocas son el otoño y la primavera. De este modo, evitarás las tórridas temperaturas de la Ciudad Roja entre junio y septiembre. A continuación puedes ver un listado con las 10 actividades que puedes realizar en Marrakech con tus peques.

1. Déjate cautivar por el ambiente de Plaza Jemaa el Fna

Djemaa El Fna | ©F Mira
Djemaa El Fna | ©F Mira

Jemaa el Fna es el corazón vibrante de Marrakech. En este céntrico lugar encontrarás adiestradores de monos, tatuadores, encantadores de serpientes, un “dentista”, curanderos y los imprescindibles carros de comida. De la banda sonora se encargan los gnawas, unos grupos de músicos vestidos con unos atuendos variopintos.

Por la ubicación y por su atmósfera exótica, ésta puede ser la primera actividad a realizar. De este modo, los niños pueden ir familiarizándose con el ambiente de la ciudad que es bastante distinto a cualquier ciudad europea de igual tamaño.

Si quieres, puedes visitar Plaza Jemaa el Fna también de noche. Al ponerse el sol, el corazón de Marrakech se transforma: los tenderetes dejan espacio a los puestos de comida, llegan los músicos y se improvisa toda clase de espectáculo. Si queréis cenar, podéis catar los platos de la tradición marroquí: couscous, tajine e harira, una sopa a base de garbanzos y muslos de pollo. Antes de volver al hotel, los peques pueden despedirse de la plaza con una chebakia, el dulce marroquí más famoso.

Reserva un tour guiado por Marrakech

2. Refréscate en el parque acuático más grande de Marruecos

Diversion en Oasiria | ©Riad Laksiba
Diversion en Oasiria | ©Riad Laksiba

Si quieres huir del calor, no hay nada mejor que una escapada a Oasiria. El parque acuático se encuentra a unos pocos km de Marrakech y es muy fácil llegar gracias a unas lanzaderas gratuitas que salen de Plaza Jemaa el Fna. En este bonito paraje, los niños pueden disfrutar de atracciones como la Laguna de los Piratas (un buque rojo anclado en el medio de una piscina), mini-toboganes y los “cubos desbordantes”, unos grandes contenedores que vuelcan agua sobre niños y adultos.

Además, el Moussaillons Club organiza actividades lúdicas y deportivas para niños de 6 a 12 años. Durante todo el año, los animadores organizan búsquedas del tesoro, competiciones de trineo, torneos de fútbol, tira y afloja y otros juegos. ¡Tus peques lo adorarán!

Oasiria incluye también atracciones pensadas por el público adulto. Una de las más famosas es el Río Loco, un rápido descenso en rosquillas salvavidas en medio de un torrente artificial. Si te gustan las emociones fuertes, te recomiendo el Kamikaze, un tobogán muy rápido (se rozan los 30 km/h) que se completa en 4 segundos.

Antes de dejar el hotel, asegúrate de llevar crema solar, gafas de sol y un gorro para proteger a los peques del sol. Si vas a viajar a la Ciudad Roja en junio, julio o agosto, te aconsejo leer el post Marrakech en verano.

3. Cruza el Palmeral en camello

Turistas en el Camello | ©Alex Quarante
Turistas en el Camello | ©Alex Quarante

Ubicado en la zona norte de Marrakech, el Palmeral es un espacio que esconde una historia singular. Según la leyenda, este oasis nació por casualidad. El fundador de la ciudad, Youssef Ben Tachfine, decidió acampar con su ejército en una gran llanura protegida por unas montañas.

Durante la estancia, los soldados dejaron en el terreno miles de semillas de dátiles que, con el pasar de los años, dieron vida al palmar que podemos apreciar hoy en día. Su hijo y sucesor, Ali Ben Youssef, prosiguió la labor del padre garantizando el abastecimiento de agua gracias a un extenso sistema de riego de origen persa conocido como khettara.

Si bien la historia puede gustar a los peques, lo que le va a encantar de verdad es el paseo. Los niños se sentirán unos pequeños aventureros al cruzar el Palmeral subidos a lomo de un camello. Además, algunas excursiones incluyen un típico té de menta y un tentempié tradicional para que puedan descubrir las particularidades de la cultura local.

Si piensas que durante el día podrían pasar demasiado calor, puedes escoger un paseo al atardecer que le dará la oportunidad de admirar uno de los incomparables atractivos de Marruecos: sus puestas de sol.

Reserva un tour por el Palmeral de Marrakech

4. Visita los Atlas Studios de Ouarzazate

Templo egipcio en el Atlas Studios de Ouarzazate | ©Daniel Poon
Templo egipcio en el Atlas Studios de Ouarzazate | ©Daniel Poon

¿Qué tienen en común “Gladiator”, “Astérix y Obélix: Misión Cleopatra” y “Juego de Tronos”? ¡Fácil! Los tres han sido grabados en Ouarzazate, localidad marroquina nota como “la Hollywood del desierto”. Este gigantesco plató es un lugar sorprendente donde los callejones de la antigua Roma dejan espacio a templos egipcios, pueblos tibetanos y construcciones de la antigua Jerusalén.

Esta ciudadela nació casi por casualidad en los años sesenta. Mientras el director David Lean estaba rodando Lawrence de Arabia, los productores notaron el potencial de este lugar que combina los áridos paisajes desérticos y las valles verdes repletas de palmeras. Además, a pocos km de distancia se encuentra la sorprendente Kasba de Ait Ben Hadu, una ciudad fortificada declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Si quieres sorprender a tus hijos, lo mejor es reservar una excursión organizada a los Atlas Studios. Un vehículo privado te recogerá en tu hotel o riad por la mañana y, tras superar las montañas, llegarás a tu destino después de unas tres horas y media.

Una vez allí, los niños disfrutarán de lo lindo paseando por debajo de las majestuosas construcciones de cartón piedra. Ten en cuenta que solo pueden visitarse cuando no hay ningún rodaje en curso. Si estás interesado, puedes consultar el post Mejores excursiones al desierto de Marruecos.

5. Despierta su interés por la naturaleza en Terres d'Amanar

Vista aerea del Terres d'Amanar | ©Andrew Nash
Vista aerea del Terres d'Amanar | ©Andrew Nash

Terres d'Amanar es un resort a 30 minutos en coche de Marrakech y en las proximidades del Parque Nacional Toubkal. Es un lugar perfecto para recargar las pilas y realizar un sinfín de actividades tanto lúdicas como deportivas. Los peques se divertirán como nunca entre las tirolinas, las camas elásticas y los toboganes del Accro Park Junior, un parque para niños mayores de 4 años.

Si te apetece explorar la naturaleza con tu familia, te recomiendo las excursiones a caballos por el Alto Atlas. Terres d'Amanar cuenta con unos dóciles ponis que acompañarán a tus peques en las montañas cercanas. Otra opción muy apreciada es el tiro con arco, una actividad pensada para personas mayores de 6 años.

Después de un día en la naturaleza, no hay nada mejor que un merecido descanso a orillas del agua. La piscina Tintar destaca por su belleza ya que está rodeada por palmeras y goza de unas magníficas vistas sobre el Atlas. Mientras duermes la siesta o lees un libro, tus hijos pueden zambullirse en la piscina o desafiarse en las mesas de ping-pong.

6. Recorre Marrakech en calesa

Calesas en Marrakech | ©EFE
Calesas en Marrakech | ©EFE

Una forma típica de visitar el centro es haciendo un paseo en un coche de caballos. Si te apetece admirar la Ciudad Roja desde una perspectiva distinta, sólo tendrás que acercarte a los puntos neurálgicos de Marrakech: Plaza Djemaa el Fna, la Mezquita Koutoubia o Plaza Foucald.

Como siempre ocurre en Marruecos, antes de subir al carruaje tendrás que negociar el precio con el conductor pero te aseguro que merece la pena. De este modo los niños pueden ir conociendo la ciudad sin cansarse demasiado. En primavera y en verano, es aconsejable evitar las horas centrales del día para evitar quemaduras e insolaciones.

La primera etapa de estas rutas suele ser el barrio de Gueliz, la zona más chic de Marrakech. La mayoría de los extranjeros afincados en la ciudad viven aquí, entre edificios elegantes, cafeterías y negocios de estilo occidental. Tras atravesar la majestuosa avenida dedicada a Mohamed V, el carruaje alcanza los Jardines de la Menara, el parque más antiguo y famoso de la Ciudad Roja.

Durante el paseo, los peques podrán ver de cerca también las murallas, el exterior del Hotel Mamounia (el mejor de África) y el Jardín Majorelle. En el artículo 11 consejos para visitar Marrakech encuentras unos útiles tips.

7. Abre las puertas de la imaginación con una excursión al Jardín de Majorelle

Jardín Majorelle | ©Kamal Hammadi
Jardín Majorelle | ©Kamal Hammadi

El Jardín de Majorelle es un parque de gran belleza en las afueras de Marrakech. Ideado y levantado por el pintor homónimo, fue rescatado por Yves Saint Laurent en la década de los setenta. El exponente de la haute couture dedicó tiempo y dinero para devolver esta área verde a su antigua gloria. Gracias a él podemos pasear en este lugar mágico que reúne centenares de especies vegetales distintas. Para tus peques será como entrar en un cuento de hadas. Las palmeras, el bosque de cactus y el estanque de nenúfares cautivarán a tus hijos.

8. Regálate un día en los karts

Noche en el Marrakech Kart Racing | ©Robbie M
Noche en el Marrakech Kart Racing | ©Robbie M

Si tus hijos tienen más de 7 años y les gusta la velocidad, puedes llevarlos en el Marrakech Kart Racing, una moderna pista hospedada en el Circuito Moulay El Hassan. Los peques disfrutarán a tope conduciendo un kart con mandos regulables y un motor de cuatro tiempos.

No deberás preocuparte por su seguridad ya que todos los vehículos son de un fabricante de renombre internacional con protecciones, carrocerías envolventes y un sistema de absorción de impactos. Y si no tienen experiencias previas, pueden optar por el Tandem, un biplaza conducido por un instructor experimentado. De este modo, los niños aprenderán a escoger las trayectorias correctas saboreando al mismo tiempo la adrenalina de la velocidad.

El Marrakech Kart Racing se encuentra cerca de la zona hotelera de Agdal, una localidad a 10 minutos del aeropuerto y a 5 de Plaza Jemaa el Fna. Con un ancho de 7 metros y una longitud total de unos 1000 metros, la pista es perfecta para poner a prueba los monoplazas tanto de día como de noche.

9. Tómate un descanso en el Cyber Parc

Letrero de entrada al Cyber Park | ©tiagoibizabp18
Letrero de entrada al Cyber Park | ©tiagoibizabp18

El Cyber Park es un jardín botánico que vio la luz durante el siglo XVIII a instancias del sultán Sidi Mohammed Ben Abdellah. Hoy en día podemos pasear en una graciosa rosaleda, disfrutar de una conexión Wi-Fi de calidad y encontrar un sinfín de informaciones en las pantallas digitales diseminadas por el parque. Si quieres relajarte a la sombra de unas palmeras, responder a un correo y dejar que los niños jueguen a su aire, el Cyber Parc es tu destino.

Este pulmón verde es una oasis de tranquilidad en el corazón de Marrakech ya que se ubica entre la bulliciosa Medina y el barrio de Gueliz. Su gran extensión le convierte en un lugar idílico para los pequeños de la familia. Aquí pueden desahogarse corriendo, jugando y haciendo un poco de ruido, algo que no podrán hacer en otros parques. El Cyber Parc abre todos los días de 9:00 a 19:00 y puede ser visitado por personas con movilidad reducida. Si quieres organizar tu visita, puedes leer el artículo Marrakech en un día: guía express de la ciudad.

10. Explora la Ciudad Roja en bicicleta

En Bicicleta por Marrakech | ©cof cabs
En Bicicleta por Marrakech | ©cof cabs

Si a tus niños les gustan las bicicletas, ¿por qué no dar una vuelta con este medio de transporte? Para explorar la Ciudad Roja, puedes escoger un tour en bicicleta. Estas excursiones recorren Marrakech a diario y tocan los principales puntos de interés de la ciudad. El guía os enseñará los lugares más bonitos y famosos (Plaza Jamaa el Fna, el Jardín Majorelle, el Palacio de la Bahía, etc) y las callejuelas más pintorescas.

Estos tours contemplan unas pequeñas paradas para que podáis refrescaros o tomar unas fotografías y suelen durar más o menos tres horas. También tienes la opción de alquilar unas bicicletas en el Palmeral. Si quieres saber cómo desplazarte por la ciudad, te recomiendo el artículo Cómo moverse por Marrakech.

Reserva un tour guiado por Marrakech

Consejos para viajar con niños a Marrakech

En Squad por el palmeral de Marruecos | ©Laila Diaz
En Squad por el palmeral de Marruecos | ©Laila Diaz

Marruecos es un país exotico y a tus peques les va a encantar. Sin embargo, antes de aterrizar es importante tener a mente unos útiles consejos:

-En Marruecos puedes toparte con algún carterista y, con toda seguridad, con vendedores insistentes. Sin embargo, en general es un país seguro. En el artículo Seguridad en Marrakech encuentras más detalles.

  • Si viajas con tus peques, no es recomendable utilizar el transporte público. Los autobuses suelen estar abarrotados, por lo tanto, es preferible confiar en taxis y conductores privados.
  • Cuando viajas con los niños, es importante poderlos llevar en un parque para que se desahoguen y jueguen. En Marrakech, el lugar indicado es el Cyber Park. Las otras áreas verdes (como el famoso Jardín de Majorelle) no están pensadas para estas actividades.
  • La rabia es endémica en Marruecos. Para evitar problemas de salud, es mejor evitar el contacto con los animales callejeros.
    -Se supone que el agua del grifo es potable, pero no es recomendable beberla. Si tus hijos tienen sed, ten siempre a mano agua embotellada.
  • Si a tus peques les gustan los drones, tengo una mala noticia: no está permitido volar drones en Marruecos. Déjalos en casa o podrían confiscarlos en la frontera.
  • Todos los peques (o casi) adoran los Paseos en Camello. Asegurate de que no vuelvan a casa decepcionados…